1

El Día del Amor y la Amistad es especial, ya que se festeja con la pareja, con amigos y/o familiares, para reconocer el amor o amistad que se tiene para con los demás y viceversa, sin embargo, no siempre las relaciones interpersonales son del todo sanas, por lo que es recomendable analizar y tomar acciones cuando la salud emocional está en riesgo.

“En una relación conflictiva se encuentran dos personas en una situación dispar, es decir, una persona se encuentra sobre la otra en cualquier plano, una relación de hermanos, por ejemplo, uno de éstos anula la libertad del otro, igual en las parejas e incluso entre jefes y subordinados; cuando se cuarta la libertad de una de las dos personas existe una relación conflictiva”, dijo el doctor Jorge Adrián Lezama Gallegos, adscrito al área de Psicología de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE ) No 1. del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Este tipo de relaciones pueden ser más o menos conflictivas dependiendo de qué tanto se afecte la libertad de una de las partes. En una relación conflictiva es muy evidente que alguna de las personas se encuentre inconforme con la manera en que se convive, la persona afectada siente que no es valorada, que no se toman en cuenta sus valores ni su opinión.

En las parejas es muy común, cuando existe la relación conflictiva, que la persona afectada no exprese la inconformidad por miedo a perder a la otra persona, aunque se sienta desagusto con la situación.

La experiencia personal de cada individuo cuenta mucho en cómo se relaciona con los demás, según la manera en que se hay convivido con otras personas con anterioridad, por ejemplo influye la manera de convivencia con el padre y la madre, por ejemplo; también la autoestima, es decir, que tanto nos reconocemos y valoramos a nosotros mismos, es otro factor que determina qué tan bien o mal podemos relacionarnos.

Agregó el médico del IMSS que existe la herramienta llamada “violentómetro” en la cual se enumeran situaciones de violencia que predisponen a otra en mayor grado, las cuales al permitirse pueden avanzar hasta llegar incluso al asesinato, mutilaciones y violaciones, por lo que no se debe permitir ningún tipo de violencia, desde alzar la voz, jaloneos, chantajes, prohibir tener amistades, bromas hirientes y otros, para no avanzar a las acciones más complejas.

Recomendó no permitir situaciones de violencia en ningún plano de la convivencia interpersonal y expresarlo si se está viviendo, además de atenderlo en los casos necesarios para evitar poner en riesgo la salud emocional y física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *