estadoNoticias

Más de 50 mil jóvenes de todo el país cumplieron su cita en la Montaña de Cristo Rey

SILAO, Guanajuato.Como hace 37 años y con la mayor
asistencia que se haya tenido, más de 50 mil jóvenes de todo el país
cumplieron su cita en la Montaña de Cristo Rey para comprometer a la
juventud por México, en los difíciles momentos de inseguridad, estancamiento
económico y presiones del exterior que se viven.
En este 2020 nuestro peregrinar cobra además un renovado sentido al recordar
la obra del beato Anacleto González Flores, ejemplo de líder católico capaz de
dar testimonio en defensa de su fe y amor por su patria, incluso cuando dicha
defensa le costó entregar la propia vida.

Hoy los jóvenes católicos de México y a
ejemplo de Anacleto nos unimos a la voz
que levantan nuestros obispos en la
conferencia del episcopado mexicano
para combatir todas aquellas situaciones
de corrupción, impunidad e ilegalidad
que generan violencia y restablecer las
condiciones de justicia, igualdad y
solidaridad que construyen la paz.
Con la presencia del arzobispo de León,
monseñor Alfonso Cortés Contreras,

dijeron que queremos no sólo anunciar con nuestro testimonio el proyecto de
Dios, sino denunciar con valor las injusticias y atropellos que se cometen a diario
en nuestro país, atropellos que en muchas ocasiones han llevado a la pérdida
de la paz, la tranquilidad e incluso la vida de miles de mexicanos.
Los jóvenes católicos de México estamos cansados de la situación que
atraviesa nuestra patria. Nos inquieta encontrarnos en un país en el que las
autoridades dicen estar a favor de la paz pero de forma recurrente muestran su
interés por legalizar el atentado contra la vida de aquellos inocentes que aún
se encuentran en el vientre de sus madres, un sistema gubernamental que
bajo el argumento de estar a favor de la paz no ha hecho un combate real a
todos aquellos que día con día nos agreden y amedrentan sabedores de que
sus actos no tendrán consecuencia.
Hoy queremos asumir públicamente nuestro papel como constructores de la
paz y como defensores de nuestra fe y nuestros principios. Sabemos que esto
no es sencillo pero estamos conscientes de la urgencia que existe de ello.
Como sociedad mexicana es necesario combatir todas aquellas situaciones de
corrupción, impunidad e ilegalidad que generan violencia y restablecer las
condiciones de justicia, igualdad y solidaridad que construyen la paz.
En esta XXXVII peregrinación, organizada por el
movimiento Testimonio y Esperanza, se llevó a
cabo también el cambio de su directiva. Terminó
su gestión la veracruzana Melba Isabel Landa y
dio paso al nuevo presidente originario de
Monterrey, Jorge Rivera.
Encomendamos nuestras tareas a María de
Guadalupe, reconociéndola como madre e
intercesora de todos los mexicanos y como Reina
de la Paz. Le pedimos que esté con nosotros y
guíe nuestro caminar y nuestra vida, pues
confiamos que con su intercesión lograremos
llegar a Cristo y cumplir con nuestro compromiso
de luchar por la Fe y los valores humanos y
cristianos para instaurar la paz en nuestro país
que hoy en día tanto lo necesita.

Movimiento Testimonio y Esperanza
Juventud Evangelizadora

Tags

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close