Noticias

Se cumplen 36 años sin el Santo.

El 5 de Febrero de 1984 falleció el enmascarado de plata.

Guanajuato Gto. El 5 de febrero de 1984 quedó marcada en los corazones de los Mexicanos, sobre todo de aquellos fieles amantes a la Lucha Libre, y es que ese día la noticia de que Santo ,el enmascarado de plata había muerto cimbró al pais, aún y cuando hace 36 años la información no llegaba de manera tan rápida, está mala noticia si.

Fue mientras participaba en una obra en el Teatro Blanquita del entonces Distrito Federal, capital del país, ( hoy CDMX) que Santo comenzó a sufrir dolores en el brazo y en el pecho, por lo que fue llevado al hospital, donde lamentablemente murió debido a un infarto.

Y es que quien fuera deportista de renombre internacional, el súper héroe de carne y hueso que lo mismo se enfrentaba a los rudos dentro del cuadrilátero que a hombres lobo, mujeres vampiro, un hacha diabolica, ah pero nada comparado con vencer a Satán y las Momias de Guanajuato,… Si el mismo que nació el 23 de septiembre de 1917 en Tulancingo, Hidalgo, moría el 5 de febrero de 1984, eso, definitivamente nadie quería creerlo, era imposible de aceptar para quienes escuchaban la noticia que eso ocurriera.

Y es que a muchos se les escapaba de la mente que Santo, inició su carrera en la lucha libre bajo los nombres de Hombre Rojo, Enmascarado, Murciélago II y Demonio Negro, entre otros.

Pero definitivamente la magia que hicieran la combinarse la máscara plateada y su personalidad fue lo que llamó al público convirtiéndose en la figura infaltable para llenar cada arena donde se presentase.

Quizá pocos recordamos que dentro del encordado el enmascarado de plata fue rudo, de esos rudos que dejan huella y se hacen notar , pero definitivamente el estilo que le correspondía era el técnico, y es que su carisma y trato con el público definitivamente marcaban el camino de quién posteriormente sería el súper héroe mexicano de carne y hueso en la pantalla grande.

Y fue así como nuestro Santo , el enmascarado de plata, (si definitivamente es y seguirá siendo nuestro) se apropió de la pantalla grande para enfrentar tal y como lo dije líneas arriba, desde un ser del Inframundo a un extraterrestre o incluso a científicos locos y una que otra maldición, pero también participó en películas en las que hizo equipo con la Interpol tal es el caso de Santo contra el Rey del Crimen, resolvió delitos en Santo en el hotel de la muerte y se enfrentó al diabólico «Doctor Zuko», en Santo contra el cerebro diabólico, convirtiéndose para los años 80,s en una figura internacional dentro del cine al grado de que en Europa hasta la fecha se le catalogue tal y como aquí en México, como un héroe, también logro llegar y quedarse en el gusto de los habitantes del Medio Oriente y Asia, El Líbano, Marruecos, Egipto y Turquía.

Pero el Santo no solo conquistó las arenas de lucha libre y los sets cinematográficos, también estuvo presente en el mundo del cómic, de la mano del dibujante José Guadalupe Cruz, quien lo convirtió en el primer súper héroe en la literatura popular de nuestro país.

Fue a principios de los años ochentas que se anunciaron tres despedidas oficiales de la Lucha Libre, el Santo diría adiós a los encordados,: la primera, en el Palacio de los Deportes. La segunda, en la Arena México, y La definitiva en el Toreo de Cuatro Caminos el 12 de Septiembre de 1982. Se reunió de nuevo con sus grandes amigos: «Gori» Guerrero, «Huracán» Ramírez y El Solitario, para enfrentar a la cuarteta integrada por El Texano, El Signo, El «Negro» Navarro ( quienes posteriormente serían conocidos como los misioneros de la muerte) y El «Perro» Aguayo, su último gran rival. Los rudos fueron descalificados por exceso de rudeza. Querían darle la despedida que se merecían y se ensañaron con él, No era para menos; en 50 años, había participado en más de 10 mil combates, había rapado y desenmascarado a decenas de luchadores que trataron de ponerse a su nivel, había ganado todos los campeonatos posibles, había visto el nacimiento y derrumbe de cientos de luchadores y seguía ahí, como un rey viviente, resistiendo la vida y la lucha.

Semanas antes de morir ocurrió un hecho que sorprendió al público pero a la vez generó infinidad de suposiciones sobre si el hombre que portaba la máscara plateada presentía su adiós, esto ya que descubrió parte de su rostro en el programa Contrapunto, conducido por Jacobo Zabludowsky.

Fue así como un 5 de Febrero de 1984 el tiempo y un infarto al corazón lograrán lo que ningún rival, dar a conocer el nombre de quién portará la Incógnita plateada, escuchándose el nombre de Rodolfo Guzmán Huerta, quién nunca perdiera la máscara y así dar paso a la leyenda de Santo el enmascarado de plata.

Al funeral asistieron miles de fans que pudieron ver a su ídolo vestido como en los escenarios, posteriormente su cuerpo fue trasladado al cementerio entre una multitud que le rindió tributo al luchador con lágrimas y aplausos.

Tags

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close